Consumir productos cooperativos es comprar directamente a agricultores, ganaderos y sus empresas, garantizando el mantenimiento de su actividad, la economía de cientos de pueblos y comarcas, así como la protección del medio natural. Este es el mensaje que Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía lanzó en pleno confinamiento por el Covid-19 y que ahora, en estas fechas de gran consumo, quiere reactivar.

Consumir productos cooperativos es comprar directamente a agricultores, ganaderos y sus empresas, garantizando el mantenimiento de su actividad, la economía de cientos de pueblos y comarcas, así como la protección del medio natural. Este es el mensaje que Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía lanzó en pleno confinamiento por el Covid-19, bajo el eslogan ‘CONSUME #AlimentosCooperativos’ y que ahora, en estas fechas de gran consumo, quiere reactivar.

El año 2020 ha sido un año muy complicado para toda la sociedad y también para el sector agroalimentario que, a pesar de no parar, se ha visto sometido a una enorme presión adicional. Con una velocidad de vértigo, agricultores, ganaderos y cooperativas tuvieron que adoptar e implementar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los trabajadores en el campo y en las empresas, y para continuar abasteciendo a los mercados y supermercados de productos de la máxima calidad, al ritmo que la población requería, lo que llevó en los primeros momentos a tener que doblar e incluso triplicar turnos.

Además, al margen de su actividad profesional, echaron una mano en todo lo que pudieron para facilitar equipos de protección EPI a profesionales de la salud y fuerzas de seguridad, y colaborar en la desinfección de calles y plazas. Abandonaron sus necesidades como sector para centrarse en el bien común; en las de la sociedad.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias quiere recordarse que cuando el coronavirus irrumpió, el sector agroalimentario se encontraba en pleno apogeo de un proceso de movilizaciones, a fin de reclamar soluciones a la falta de rentabilidad, especialmente complicada en aceite de oliva y frutas y hortalizas. Como consecuencia de la pandemia y el cierre del canal Horeca, otros sectores, caso de los ganaderos, se han ido sumando progresivamente a esta crisis que arrastra actualmente al conjunto de producciones agrícolas y ganaderas, pese a tratarse de bienes esenciales de primera necesidad.

En consecuencia, desde la federación se pide ahora a la sociedad echar una mano al sector y apostar por la compra de productos nacionales y, a ser posible, de Andalucía y de sus cooperativas o, lo que es lo mismo, optar por productos de proximidad de las casi 700 cooperativas que se ubican en la región, fijando población, manteniendo empleo y velando por la conservación medioambiental.

A fin de facilitar esta decisión de compra, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha publicado en su web www.agroalimentarias-andalucia.coop un mapa interactivo con más de un centenar de ellas que cuentan con venta online y que, a golpe de clic, llevan directamente hasta los hogares frutas y hortalizas frescas, aceites de oliva virgen extra, corderos o cabritos frescos, ibéricos, leche o vinos. En definitiva, una gran variedad de productos de la máxima calidad, elaborados por agricultores, ganaderos y cooperativas de Andalucía, referente agroalimentario en España y en el mundo.